Carta de amor a Vigo… y a la libertad en la cultura